¡Seno! ¡Patatas! ¡Duerme conmigo!

Niño durmiendo. Vic_B / Pixabay

¡Seno! ¡Patatas! ¡Duerme conmigo! ¿Quién no conoce esta frase? ¿Quién de vosotros no se ha quedado dormido en esa camita de dos en dos, esperando a que se duerma la parte más pequeña de la casa? Pero (…) ¿realmente te has preguntado qué esconde esta afirmación?

Hoy en día, cada vez son más las familias que acuden a la consulta en busca de algún consejo, alguna técnica que ayude a los más pequeños de la casa a tener un sueño reparador, lejos de los constantes despertares y los paseos nocturnos de habitación en habitación, y más grande. en concreto, de cama en cama.

El sueño es una función básica. Una función vital para la supervivencia y, por supuesto, para conseguir un desarrollo óptimo de los más pequeños. En definitiva, podríamos decir que dormir es salud. Por lo tanto, es importante saber qué podemos hacer como padres para lograr una buena noche de sueño.

rutinas antes de acostarse

Las rutinas son una de las variables esenciales para un óptimo desarrollo del sueño. Por ello, es fundamental que realicemos una serie de tareas y actividades de forma regular antes de acostarnos. Rituales que nos acercarán, sin duda, a medida que nos vamos a dormir: el baño relajante, el cepillado de dientes, el cuento antes de dormir. Anticípese a las situaciones y prepare a los pequeños para la hora de la iglesia antes de acostarse.

Horarios

Como hemos explicado en líneas anteriores, el sueño es una función vital para la supervivencia y, por tanto, la consecución de un correcto desarrollo, especialmente en edades muy tempranas.

Debemos tener en cuenta que la cantidad de sueño varía según la edad. Por lo tanto, es necesario establecer un conjunto de horarios. Variables que, sin duda, nos permitirán reunir las condiciones más idóneas para el desarrollo de la vivienda de los más pequeños.

una cama para dormir

“La cama es solo para dormir” Quizás esta sea una de las frases más repetidas por padres y generaciones anteriores. Hoy en día, es más común que los niños y adolescentes vivan en su habitación, usando la cama para todo: comer, ver la televisión, jugar a la videoconsola, etc. Es importante tener en cuenta que la cama debe ser única y exclusivamente para dormir. De esta forma, nuestro cerebro dejará de asociar el reposo en cama como una actividad muy estimulante como ver la tele o jugar a la consola.

Limite la tarea por la noche

Como esperábamos en líneas anteriores, antes de ir a la cama es necesario realizar una serie de rituales que preparan a los niños para la hora de dormir. Pero (…) ojo no todo vale! Necesitamos limitar las tareas de la noche, alejándonos de las que son muy emocionantes y optando siempre por aquellas con una cohorte más relajada.

Enter your Email Address

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*