El rabo de toro al jerez en el pasado, el rabo de toro era un alimento consumido por personas de bajos ingresos.  Muchas etnias gitanas se encontraban cerca de las corridas de toros para obtener las orejas, vísceras y rabos. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, estas recetas se vuelven cada vez más populares siendo consumidas por todo el mundo. Desde el siglo XIX, el rabo de toro se incluyó en las tapas de la taberna; se popularizó en Córdoba y Jerez, además de ser introducido en casas burguesas. Hoy, es una receta tradicional en los menús de bares y restaurantes y uno de los platos típicos de nuestro Barbate.

El jerez es un vino español producido en Jerez de la Frontera en Andalucía. Además, en el Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda entre otras ciudades. Tiene grandes beneficios para la salud pues contiene antioxidantes 100 veces más altos que la vitamina C y 25 veces más altos que la vitamina E, ayudando a reducir el riesgo de cáncer.

Rabo de toro

INGREDIENTES

  • 2 kg de rabo de toro
  • 5 cebollas
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 3 tomates
  • 2 tazas de vino de jerez
  • ¼ taza de aceite de oliva
  • 1 hoja de laurel
  • 3 tazas de agua
  • ½ cucharadita de pimienta negra molida
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal al gusto

ELABORACIÓN

  • Limpiar la grasa de los rabos de toro y cortarlos en trozos.
  • Pelar y cortar la cebolla
  • Pelar el ajo y cortarlo en trozos pequeños
  • Lavar y cortar los pimientos
  • Lavar y pelar los tomates. Cortarlos en trozos.
  • Vierta el aceite de oliva en una olla rápida. Calienta a fuego alto. Agregue cebollas, ajo, pimientos y tomates. Rehogar durante 3 minutos
  • Transcurrido el tiempo, incorporar los trozos de rabo de toro, la hoja de laurel, la pimienta, la nuez moscada y sal al gusto. Rehogar 5 minutos.
  • Luego agregue agua y jerez hasta que todos los ingredientes estén cubiertos.
  • Tapar la olla y dejarla cocinar 1 hora desde el momento que comience a pitar.
  • De no utilizar olla rápida, cocinar en una cacerola durante dos horas y media a fuego lento.
  • Pasado el tiempo, destapar y corregir el punto de sal. Dejar reposar al menos 2 horas antes de servir. Lo ideal es hacerlo el día anterior.