Ijada de atún

Hoy decidimos, aunque solo sea por un momento, alejarnos de todo el torbellino de innovación que rodea al atún de Almadraba de barbate para mirar hacia atrás y quizás deleitarnos con algo de nostalgia con una de estas fórmulas magistrales, que hizo de thunnus thynnus un bocado codiciado y amado

Y estamos seguros de que, como buen amante del atún rojo, ha escuchado y probado el llamado atún de ijada, una de esas elaboraciones que están estrechamente relacionadas con las raíces más profundas de la relación entre humanos y atún. La búsqueda constante de métodos de conservación.

La ventresca

Un bocado increíble que usa una de las partes más jugosas y grasas del atún, el abdomen, una pieza ubicada en la parte inferior del pez, cerca de la cabeza, cuyo nombre refleja la situación cercana a la barriga de pescado. Se introduce entre 45 y 60 días en una solución salina que produce la sal y la exudación del pescado.

Ventresca atun - Barbate

Una vez que se obtiene el grado deseado de macerado, se desala, se limpia y se corta en rodajas finas, y se agrega un poco de aceite de girasol para su almacenamiento y venta.

Su sabor y textura son muy similares a las deliciosas lonchas de jamón ibérico, lo que hace que la ijada de atún sea un producto ideal para preparar una gran cantidad de platos.

De esta forma, podemos degustarlo solo como aperitivo, al igual que se ha probado en los bares y almadraberas de la costa de Cádiz durante décadas, o como acompañamiento para ensaladas.

Este corte de atún también es muy apreciado en preparaciones parecidas a la carne, asado, horneado y a la parrilla.

ijada de atun en aceite - Barbate

Además de su excelente sabor y textura jugosa, este corte de vientre también tiene un alto valor en ácido oleico omega 3. Entre otras propiedades, estos ácidos oleicos que entre otras cosas tienen un efecto positivo en los vasos sanguíneos y reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.