Un hermoso faro, que no puedes perderte en tu lista de lugares de visita obligada en Barbate.

Faro de Trafalgar de Barbate

El viento, las dunas de arena y el pasado escondido bajo el mar rodean el faro de Trafalgar con una atmósfera encantadora. Es un gozo sentarse a apreciar este baluarte histórico, ubicado en la región de Caños de Meca (Barbate), cuando el sol se pone.

Desde muy lejos, como si fuera un santuario en medio del desierto, se puede ver la imponente forma de un faro de 34 metros; blanco, impecable y de grandeza. Permanece en un entorno que está bordeado por dunas de arena dorada, enormes costas y vegetación que a veces se extiende hasta la arena. Un malecón recorre el litoral, atravesando los acantilados desde donde se aprecian las distintas tonalidades de azul que recibe el mar de las corrientes.

Faro de Trafalgar Barbate

Playas alrededor del faro de Trafalgar

La caminata desde el centro de Caños de Meca es de aproximadamente 2 kilómetros y también se puede recorrer a lo largo de la orilla. La parte inicial es de arena salpicada de piedras (por lo tanto, te debes bañar con cuidado). La segunda zona atraviesa el Golfo del Varadero o Playa Marisucia, una bahía paradisíaca donde los residuos acaban en el mar cuando hay viento de levante. Suele estar concurrida por los buceadores que tienen el faro como punto de partida para sus inmersiones. Con viento del este sin duda es el mejor lugar para practicar kitesurf en el Cabo.

La ruta avanza hasta un tramo rocoso adicional que suelen utilizar los buscadores de mariscos. Durante la marea baja a lo largo de la costa, puede ver el sustancial sistema de arrecifes que rodea el promontorio. Hay extraños desarrollos redondos esculpidos bajo las rocas, según los lugareños, las piedras de molino se extrajeron de aquí en el pasado.

Tras atravesar las calas, llegarás al cabo del faro, donde podrás admirar la vista del Tómbolo de Trafalgar, así como las playas a la derecha y también a la izquierda. Hace siglos, era una isla. Hoy es reconocida como Monumento Natural.

Faro de Trafalgar Barbate

Desde la colina se puede bajar a la playa del faro de Trafalgar, una gran bahía virgen que se extiende desde el acantilado hasta la costa de Zahora. Está hecha de gran fina arena dorada y también tiene unos 2 kilómetros de largo. En esta zona, es muy importante considerar el oleaje de Trafalgar, corrientes submarinas de diferentes direcciones que suelen ser violentas y también peligrosas en el Estrecho. Hay que mantenerse alejado de los bancos para evitar empujes y arrecifes. Por otro lado, como un área no urbanizada, hay lugares completamente desiertos donde puede disfrutar de la paz y la tranquilidad, así como de la puesta de sol.

Luego hallamos la playa de Zahora, un lugar tranquilo para relajarse. En invierno está vacío y en verano hay un pocas de personas. Generalmente también albergan campeonatos de skimboard. Cuando la claridad es buena se puede ver la playa del Palmar desde el acantilado. Una ampliación de 8 kilómetros donde caminar en cualquier época del año. Su acceso es a través de aceras de madera para proteger las dunas del litoral. También hay innumerables bares en la costa y mercados de artesanales.

Una mirada al pasado

En la época romana, había un templo dedicado a la deidad Juno. Numerosos buzos afirman haber visto sus restos y del altar de los sacrificios bajo las aguas del cabo Trafalgar. Más tarde, en el siglo IX, los musulmanes levantaron un lugar donde establecerse y estos restos se hallan junto al faro.

Faro de Trafalgar Barbate

En 1805 tuvo lugar una de las contiendas más sangrientas y famosas de la historia. Barcos franceses y españoles combatieron a la flota británica del almirante Nelson (que ganó en alrededor de 6 horas, a pesar de que murió de un disparo esa misma tarde). Durante esta batalla, 60 barcos dispararon sus cañones, chocaron y algunos cayeron para siempre al fondo del océano frente a las costas de Cádiz. Con más de 5.000 eliminados y 4.000 heridos, se acabo con el esplendor de la Armada Española.

Hoy se puede bucear y apreciar los restos de los barcos de esa época (durante todo el combate, la flota franco-española perdió 23 de los 33 barcos). En 2010, la prensa española descubrió el botón 79, tomado de un uniforme francés del siglo XIX y también capaz de determinar el lugar preciso de los restos de Fougueux, un barco francés que, en batalla de Trafalgar, se hundió con medio millar de soldados.

En 1860, solo 50 años después de la famosa batalla, el faro de Trafalgar se construyó en un lugar que rebosa historia. Mucho antes de la batalla, piratas de origen bereber atacaron el lugar, y Felipe II erigió una torre de vigilancia para defenderse (cuyos restos arqueológicos se mantienen allí). Aunque mucho tiempo atrás estuvieron los romanos los cuales habían desarrollado una fábrica de salazones y viveros para peces.