Barbate (de 1950 a 1998 era llamado Barbate de Franco) es un pueblo español de la provincia de Cádiz (Andalucía). En 2018 tenía 22 551 pobladores. ​ Su extensión es de 143,4 kilómetros cuadrados y tiene una concentración de 159,42 habitantes/km². Tiene una altitud media de 10 metros y está a 64 kilómetros de la ciudad más importante de provincia, Cádiz. Forma parte a la comarca de La Janda y, paralelamente, a la subcomarca del litoral de la Janda. ​

Se encuentra en el delta del río Barbate, en el litoral cercano al cabo de Trafalgar, donde se desarrolló la batalla de trafalgar. Comúnmente fue una población pesquera, ocupándose tanto a la pesca en los caladeros marroquíes como a la pesca del atún a través del arte clásico de la almadraba.

En este pueblo se sitúan el parque natural de La Breña y Marismas del Barbate y el cabo Trafalgar, designado monumento natural. Asimismo, ocupa parte de LIC (lugares de importancia comunitaria) Acebuchales de la Campiña Sur de Cádiz.

La población se independizó de Vejer de la Frontera el 11 de marzo de 1938, contando con un consistorio propio. Además, hasta el 7 de marzo de 1998 no perdió el apellido “Franco” por intervención de Decreto de la Junta de Andalucía.

Historia

Prehistoria

El territorio de Barbate estuvo poblado desde el Paleolítico inferior, resaltando los yacimientos de la laguna de la Janda, donde hemos hallado bifaces y hendidores de achelense medio, precedentes de los colectivos productores que se fueron estableciendo en torno al VIII milenio antes de Cristo. En la sierra del Retín hay numerosas cuevas con arte prehistórico sureño, como La Fuente Santa, Las Marianas o Fuente Mariquilla, y algunos ejemplos de megalitismo como los dólmenes del Caño Arado.

Entre el IV y el I milenio antes de Cristo fueron extendiéndose las primeras comunidades campesinas en el ámbito de la laguna de la Janda, resaltando el poblado de Los Charcones, apareciendo más adelante otros asentamientos en la Fuente del Viejo, la Cañada de la Breña o el Chorro. La gente indígena seguramente vivió su gran cambio con la venida de los fenicios a la costa gaditana alrededor al siglo IX antes de Cristo.

Edad Antigua

Los fenicios hallaron en las marismas del Barbate un valioso emplazamiento para obtener sal para la salazón del pescado, además de para trabajar la almadraba. El descubrimiento de un ánfora de alabastro egipcia en el río Barbate podría confirmar que además fue un lugar desde donde ejercieron sus vínculos comerciales. ​

Las poblaciones prerromanas que residieron en la región debieron de ser los turdetanos o los bástulos, descendientes de la cultura tartésica. En la sierra del Retín se encuentra el Peñón del Aljibe, un oppidum que ha podido ser su centro de población principal, alrededor del cual se han hallado asentamientos cartagineses. En la costa no hay constancia de la presencia de un núcleo semejante hasta la etapa romana, de la que originan los restos relacionados a la vieja localidad de Baesippo, mencionada en los escritos clásicos de Plinio el Viejo y Pomponio Mela.​

Baesippo fue una localidad estipendiaria del Imperio de roma, lo que equivalía a que poseía independencia para gobernarse a cambio de abonar un tributo anual a Roma. Gozo de una sustancial industria pesquera, y se ubicaba en la intersección de dos calzadas romanas, la Vía Heraclea y la Vía Asido. Era, con Baelo Claudia y Carteia, un relevante nucleo exportador de garum, una salsa de pescado muy ansiada en Roma.

Baesippo, a escasos kilómetros de las costas de África, y teniendo un río navegable, se transformó en un marco cómodo para los asaltos de piratas y corsarios, lo cual concluyo con el gradual despoblamiento de la región y de básicamente todo el Estrecho, condicionante que se prolongó hasta varios siglos después.

Edad Media

Tras el declive del Imperio romano y el inicio de la era visigoda, se aligero la desaparición de Baesippo. El cristianismo y la sociedad agreste fueron el centro de la vida de los visigodos, los cuales concentraron su interés en las zonas deshabitadas, como La Oliva y San Ambrosio, donde establecieron la ermita de la Oliva y la ermita de San Ambrosio. Otras circunstancias que posiblemente llevaron al fin de la región fueron el asedio de los vándalos, la invasión de los bizantinos y, finalmente, la conquista musulmana.

Los árabes, dentro de la cora de Sidonia, hicieron una fortificación defensiva en la desembocadura del río Barbate, la cual nombraron Barbat, que tal vez se rodeó de una aldea pequeña. Fue restaurada en el siglo XIII por Alfonso X el Sabio, haciéndola depender de Vejer. ​

La situación contigua con la sociedad árabe, junto a los actos de piratería, empeoro todavía más la despoblación de la región. El despoblamiento era tan grave que Alfonso XI, en pleno siglo XIV, para captar pobladores, prometió la absolución a los asesinos que ayudaran a la defensa de Tarifa durante el transcurso de un año y un día. Por ello, las almadrabas obtuvieron mala reputación por la mala calaña de su gente, naciendo así la expresión “tomar la vía de Tarifa”.​ Los reyes además instauraron las Hazas de la Suerte, tierras comunales cuyo usufructo se sorteaba entre los pobladores, como otro atractivo para asegurar la frontera y repoblar la región.​ Más adelante, Juan II de Castilla donó Vejer y Barbate a Alonso Pérez de Guzmán, primer duque de Medina Sidonia, casa a la que se le otorgo además el señorío de las almadrabas de la comarca.

Edad Moderna

En el siglo XVI, después del exilio de los árabes, incrementaron notablemente los asaltos de los piratas berberiscos. Se debió principalmente a la confrontación del Imperio turco contra las potencias cristianas de Europa, que se benefició además del ambiente de desarraigo de los moriscos exiliados.

Para asegurar las costas y prevenir a la gente, Felipe II, con una idea de torres de supervisión costera, mando a su comisionado real Luis Bravo de Laguna el levantamiento de torres vigía en el trayecto de todo el litoral atlántico andaluz. Con Barbate se erigieron las torres del Tajo, de Meca y de Cabo de Gracia (actual Faro de Camarinal), además de torres interiores para estar comunicado con Vejer, como la torre de Buenavista de San Ambrosio y la torre Corredera de Vejer. Además, se edificó el Castillo de Santiago, en la actualidad desaparecido, junto al río Barbate, con el objetivo de asegurar su entrada​. Medidas que fueron exitosas y propiciaron la repoblación de la región.

Edad Contemporánea

Entre los siglos XVIII y XIX Barbate fue una insignificante aldea de la cual escasamente queda constancia. Sólo podemos recalcar la venida en 1778 del inmigrante maltés Paulo Mallia, del cual dicen que fue el principal creador del Barbate contemporáneo. Igualmente, las costas de Los Caños de Meca fueron marco, en 1805, de una de las contiendas más dramáticas para la Armada Española, la batalla de Trafalgar, en la cual la escuadra inglesa, encabezada por Nelson, venció al batallón español, socio del francés, al mando de Villeneuve.

La enorme transformación se originó a finales del siglo XIX, con el aprovechamiento de las almadrabas por la familia Romeu. La economía local empezó a notar un considerable desarrollo y, uno de los Romeu, Serafín Romeu Fages, fomento varios avances para Barbate y Zahara a comienzo del siglo XX, como la canalización de aguas y el pavimentado de las calles, además de varios trámites para emprender grandes obras. A demanda de los barbateños, el rey Alfonso XIII le otorgo el título de Conde de Barbate el 6 de marzo de 1922.

El desarrollo estalló a lo largo de la Segunda República, por medio de la aparición de compañías conserveras de pescado y la optimización de la infraestructura portuaria. La mayor actividad y habitantes de Barbate revelo la exigencia de emanciparse de Vejer. Estos ideales fueron difundidos por los periódicos “El Heraldo de Barbate”, “La Independencia de Barbate” y “El Destello”, fomentados, entre otros, por el periodista Miranda de Sardi, el empresario Aniceto Ramírez y el alcalde pedáneo Tato Anglada. El cual fue uno de los asesinados a lo largo de la inminente guerra civil de España. Fue a lo largo del conflicto, el 11 de marzo de 1938, cuando Barbate se emancipo, convirtiéndose Agustín Varo Varo en su primer alcalde.

En pleno empuje económico y demográfico, entre finales de los 50 y principios de los 60, se iniciaron valiosas infraestructuras, como el Puerto de la Albufera, el Ayuntamiento y el Cine Atlántico. Este, en la actualidad en ruinas, se encontraba inspirado en el Zoo Palast de Berlín, y era un cine excepcional en España. El 8 de diciembre de 1960, el pesquero “Joven Alonso” desapareció con sus 39 marineros, siendo esta una de las más grandes desgracias marítimas vividas por Barbate. Durante estos años el ámbito pesquero empezó a empeorar, a la vez que fue obteniendo relevancia el turismo. Fue exactamente en el momento en el que la consumición de pescado en España comenzó a lograr cotas insólitas y se tuvo que importar de otros territorios.

De la década de los 80 sobresale la expropiación de la sierra del Retín, incorporando parte de las Hazas de la Suerte, en 1982, para transformarla en Campo de Adiestramiento Militar, circunstancia que sigue actualmente. En 1989, el Parlamento Andaluz determinó el parque natural de La Breña y Marismas del Barbate. Por otro lado, a finales de los 90 cesaron los convenios de pesca con Marruecos, que sin embargo fueron proposito de renovaciones parciales.

En los años 2000 resalta la filmación de la película Atún y chocolate (2004) de Pablo Carbonell, que exhibió en el área nacional la singularidad de Barbate, y el trágico naufragio del pesquero “Nuevo Pepita Aurora”, que se llevó numerosas vidas, el 5 de septiembre de 2007. Finalmente, desde el año 2016 se festeja en Barbate el festival Cabo de Plata, en el que asisten varios artistas nacionales y algunos extranjeros. ​

En 2019 se inaugura himno y bandera.

Geografía

Geografía urbana

Los centros cívicos del término local son el eje central de Barbate, la pedanía de Los Caños de Meca y la entidad regional independiente de Zahara de los Atunes, erigida en 2011. ​ El resto de la región es rural, sin agravio de los diseminados de Zahora, San Ambrosio, Ribera de la Oliva, El Soto, Manzanete y El Cañillo.

LOCALIDADES DEL MUNICIPIO DE BARBATE (2011)

NombreRangoDistancia a Barbate (en km)Población
BarbateNúcleo y capital del municipio/19.949
Zahara de los AtunesEntidad local autónoma121.250
Los Caños de MecaPedanía10279
San AmbrosioCaseríos y diseminados11342
ZahoraCaseríos y diseminados11478
Ribera de la OlivaCaseríos y diseminados0,5437
El SotoCaseríos y diseminados/97
ManzaneteCaseríos y diseminados/34
El CañilloCaseríos y diseminados119
TOTAL TÉRMINO MUNICIPALMUNICIPIO/22.808

Geografía física

Ubicación y relieve

El pueblo de Barbate se localiza en el delta del río Barbate, entre los cerros de la Breña y las marismas del río. ​ La demarcación municipal limita al norte con Vejer de la Frontera, al este con Tarifa y al Sur y Oeste con el océano Atlántico.

En el contorno de Barbate predomina la sierra del Retín, que invade el Este del municipio y sobrepasa los 200 metros de altura. Además, debemos hacer mención a las lomas de la Breña, la Porquera y el Següesal, entre otras, localizadas entre el Oeste y el Norte, que casi no alcanzan los 200 metros.

Los 25 kilómetros de costa del municipio pertenecen generalmente a la cala de Barbate, que se expande hasta el cabo de Gracia, ya en Tarifa. En el transcurso de la misma se encuentran el cabo de Trafalgar, los acantilados de la Breña y playas de arena fina. De Oeste a Este, las playas del municipio son las siguientes:

  • Playa de Mangueta. Playa virgen que limita con la playa de El Palmar de Vejer.
  • Playa de Zahora. Fluye junto al diseminado de Zahora. Forma la ensenada de la Aceitera al llegar al cabo Trafalgar.
  • Playa de Los Caños de Meca. Se acostumbra separar en playa de Trafalgar, para nombrar a la parte junto al cabo, playa de Marisucia, para el sector urbano, y cala de las Cortinas, para la zona próxima a los acantilados.
  • Playa de la Hierbabuena. Playa virgen de Barbate, apartada del del centro urbano y localizada en el parque natural. En su límite occidental se hallan los acantilados y varias calas de complicado acceso.
  • Playa del Carmen. Playa urbana de Barbate, provista de paseo marítimo y varias prestaciones.
  • Playa del Cañillo. Prolongación de la playa del Carmen después de cruzar el río Barbate. Se la llama además como “playa del Botero”.
  • Playa de Pajares. Playa virgen a los pies de la sierra del Retín. Es apartada de la playa de Zahara por el río Cachón.
  • Playa de Zahara. Playa semi-urbana, que corre por Zahara de los Atunes hasta alcanzar la frontera municipal de Tarifa, lugar en el cual obtiene el nombre de playa de Atlanterra.

Geología

El territorio del Litoral de la Janda tiene unos orígenes que ascienden a la etapa englobada entre el Jurásico y el Cuaternario. La desembocadura del río Barbate ejerce de trazo fronterizo entre dos clases de materiales, preorogénicos y postorogénicos:

  • Los primeros se localizan al sureste, y comprenden materiales como las calizas jurásicas del Peñón de Gibraltar y diversas configuraciones flyschoides que alcanzan desde el Cretáceo Medio hasta el Mioceno inferior (arcillas con cuarcitas, arcillas con areniscas margosas). Las sierras del Retín y de la Plata tienen su procedencia en las placas tectónicas tangenciales de los desplazamientos orogénicos de las finales fases alpinas, que trasladaron y destrozaron grandes bancos de arenisca con escasos materiales ligeros. En estas cordilleras las fallas y los buzamientos son abundantes.
  • Los materiales postorogénicos son menos variados que los previos, y comprenden periodos que remontan desde el Mioceno Superior al Cuaternario. Hablamos de calcarenitas biogénicas, calizas ostioneras y conglomerados, margas y arenas basales.

Hidrografía

El río más notorio del municipio es el río Barbate, que unido al Guadalete constituyen los dos primordiales ríos de la provincia de Cádiz. Por lo tanto, en asunto de administración de los recursos hídricos Barbate se integra en el término hidrográfico Guadalete-Barbate. El río forma unas marismas que se hallan en una destacada fase de relleno, por lo que manifiestan una pérdida paulatina de la influencia de las mareas.

El río Barbate muestra dos afluentes en el municipio, que son los riachuelos Melón y Mondragón. Los dos se originan en los cerros de la Breña y convergen en la orilla derecha del río. Igualmente emerge en la Breña el arroyo de San Ambrosio, que afluye en Zahora creando una llanura de crecida.

Los otros arroyos se originan en la sierra del Retín. El arroyo del Canchón de Concho emana en el extremo oeste de la sierra, y afluye formando una extensa llanura. Sobresalen igualmente los arroyos del Caño Arado, Quintanilla, Garganta del Águila y el arroyo Cachón, que fluye por Zahara de los Atunes.

Conforme a el Plan de Prevención de avenidas e inundaciones en cauces urbanos andaluces, se citan en Barbate tres zonas con riesgo C. Dos de ellas se localizan en el diseminado de Ribera de la Oliva, en el punto donde une con el arroyo Mondragón y con el río Barbate, correspondientemente, y la tercera se sitúa en Zahara por el influjo del arroyo Cachón.

Finalmente, cabe mencionar la presencia del acuífero detrítico Vejer-Barbate, del que parte parcialmente el suministro del municipio.

Fauna y flora

La fauna y la vegetación se hallan presentes en los 3 puntos clave que constituyen el paisaje de Barbate, que son el pinar, el barranco y la marisma:

  • Pinar. En la fauna del pinar, dentro de las aves resaltan el mirlo, el cuervo, el jilguero, el cárabo, el carbonero, el herrerillo y la cogujada. Entre los reptiles, se hallan la serpiente, la culebra bastarda, la culebra de agua, la culebra de herradura, el lagarto ocelado, el eslizón tridáctilo, la salamanquesa y el camaleón. La existencia de los anfibios queda limitada a las ubicaciones húmedas, logrando mencionarse el sapo, la ranita verde, el tritón moteado y el sapo de espuelas. Con respecto a la vegetación, el pino existente procede en su mayor parte de una repoblación de comienzos del siglo XX de pino piñonero. Otras clases de medio seco son el lentisco, la bufalaga, el romero, la retama, la sabina y la gayomba. Entre las clases de medio húmedo se hallan el pino carrasco, la acedera común, el madroño, el enebro, la coscoja, la coronilla y el muraje.
  • Acantilado. De este elemento resalta su avifauna, entre la que se tienen la posibilidad de ver la garceta y el cuervo, que actúa de predadores sobre las puestas y crías de la garcilla bueyera. Además de hallan el vencejo, la paloma bravía y las únicas poblaciones de ibis eremita de Europa. De la vegetación resalta el enebro, la sabina, la gatuña y el jaguarzo blanco.
  • Marisma. En cuanto a este elemento, su fauna marina incluye dorada, róbalo, lenguado, anguila y lisa. Los bancos de moluscos de interés industrial (almeja, ostión, mejillón y verdigón) están limitados por la máxima calidad del agua y sustrato. A excepción de la coquina, el resto de los moluscos limitan su área de dispersión al área de salinidad de impacto acuático. La gamba realiza parte de su ciclo en el río Barbate, ingresando la larva y creciendo en las zonas más ricas de agua salobre, para salir del río en invierno y dirigirse al mar. Además, hay especies de camarones y cangrejos. En cuanto a la avifauna, los estorninos, garcillas bueyeras y trigueros se encuentran en los pastizales de lugares altos con suelos lavados. La avefría es abundante en invierno y, en menor grado, los chorlitos dorados. En los niveles salinos se crían la terrera marismeña y común. Regular de estas áreas son además la canastera y la cogujada. En las inmediaciones del agua descubrimos lavanderas blancas y boyeras, y además es habitual el buitrón. En cuanto a las plantas, llaman la atención el almajo, el almajo dulce y también los pequeños elementos de césped existente, de poca cobertura, con Hordeum marinum, Triglochin barrelieri y Spergularia sp, que representan una alta salinidad del suelo.

 

Clima

Barbate y el resto del litoral de la Janda tienen un ambiente mediterráneo con un rango de temperatura bajo y temperaturas ligeras todo el tiempo. El verano está desprovisto de temperaturas extremas ya que el mes más caluroso (agosto) tiene una temperatura promedio en torno a los 23 ° C. A lo largo de la temporada invernal hay niveles mínimos de temperatura diaria por encima de los 8 ° C, lo que implica que no hay heladas.

VARIABLES CLIMÁTICAS MEDIAS DE BARBATE

Mes Ene.Feb.Mar.Abr.May.Jun.Jul.Ago.Sep.Oct.Nov.Dic.Anual
Temp. máx. media (°C) 15.3 16.2 17.8 19.5 21.9 24.8 27.1 27.4 26 22.6 18.8 16.1 21.13
Temp. mín. media (°C) 8.2 8.8 10.7 12.2 14.2 17.1 19.2 19.8 18.2 15.1 11.3 9.1 13.68
Precipitación total (mm) 100 103 109 61 33 11 0.0 3 19 74 116 134 763

En términos de lluvia, el impacto del anticiclón de las Azores en el verano resulta en un período seco de 0 mm en julio y 3 mm en agosto. Como resultado del sólido impacto del Atlántico, la precipitación total se encuentra entre 763 mm. Las precipitaciones se concentran mayoritariamente en invierno, siendo diciembre el mes más lluvioso, en torno a los 134 mm.

Economía

Sector primario

La actividad financiera tradicional de Barbate, la pesca, ha disminuido como resultado de las restricciones de los caladeros marroquíes. La pesca de cerco denominadas ‘traíña’, así como la almadraba, actividad estacional, que produce una actividad complementaria, aún persisten. Ocurre durante el movimiento del atún rojo hacia el mar Mediterráneo y también durante su regreso al Atlántico después de desovar.

Sector secundario

Entre sus actividades adicionales, Barbate apuesta tradicionalmente por la industria conservera y de salazón. Un éxito significativo en este campo fue la construcción en 2008 del Polígono Industrial “El Olivar”, que albergo a las principales organizaciones regionales asociadas a la pesca y mercados auxiliares. Además de las tareas comerciales convencionales, se montó en el polígono una empresa dedicada a la producción de luces LED.

Sector terciario

Es la tarea principal del municipio, que emplea al 66% de la población activa (datos de 2007). Barbate vive generalmente del turismo, reconociendo como importantes destinos turísticos Zahara de los Atunes y Los Caños de Meca. Cuenta con 703 camas en hoteles y 729 camas en hostales, así como pensiones, esto en el trascurso de 43 hoteles.

Deuda del Ayuntamiento de Barbate según el Ministerio de Hacienda y Ad. Públicas.